Y en la tierra paz a las gentes de buena voluntad

Cuando por el año 1680 Pachelbel compuso su célebre CANON, seguro que no se imaginaba que esa música sería la más interpretada en las estaciones de trenes, metros, autobuses y puertas de los grandes almacenes de todo el mundo. La estructura de esta obra es más simple que el mecanismo de un chupete, una base repetitiva de bajo cada dos compases y, a partir de ahí, a meter variaciones.
Pachelbel compuso este CANON para tres violines y bajo continuo, 4 instrumentos, así de sencillo, pero “Voces para la Paz” (Músicos Solidarios) quiso ofrecer una versión en la que pudiesen participar los más de 500 intérpretes que estaban en el escenario y, con esa finalidad, encargó al músico Ángel Figueroa que hiciese un arreglo para orquesta sinfónica y coro en el que, además, se expresase el mensaje y deseo más noble que puede tener un ser humano:

«Et in terra pax hominibus bonae voluntatis»

¿Existe algo más hermoso que esta ilusión?. Pensad en todos los conflictos que hay en el mundo y cantad con nosotros, … bueno, si os da vergüenza, deciroslo a vosotros mismos: ….a la de una, … a la de dos … y a la de tres: 

«Y en la tierra paz a los hombres de buena voluntad»

¿A que se queda uno a gustito?.

Advertisements
This entry was posted in de otros and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s